Quitarle fármacos a los ancianos reduce sus muertes

Foro general ciencia, medicina, nutrición, salud pública, política

Moderador: Fisio

Quitarle fármacos a los ancianos reduce sus muertes

Notapor Fisio » Sab, 07 Mar 2015, 12:38

Os dejo un artículo que escribí para la web de dietética sin patrocinadores

Quitarle fármacos a los ancianos prolonga su vida y reduce la mortalidad



Vivimos en una sociedad fascinada por la tecnología y la ciencia. Para cuadrar el círculo, las mismas autoridades médicas nos aseguran que las enfermedades crónicas son problemas que les pertenecen a los médicos, y que deben ser tratados como indica la industria biomédica. Colesterol, hipertensión, distimia, osteoporosis, etc. Durante las últimas décadas han bajado el umbral diagnóstico de todas y cada una de estas “patologías” creadas ad hoc. Con cuestionarios cada año más difuminados para que encaje más gente con las definiciones (DSM), con T Scores como si un anciano tuviera que tener una masa ósea de 25 años, o bajando 100 puntos lo que se quiera considerar arbitrariamente como colesterol “alto”. La medicalización preventiva coincide con que se ganan clientes y se venden más pruebas biotecnológicas, más análisis bioquímicos y más fármacos. Que coincidencia! El problema es que mientras más bajo sea el punto de corte con el que queramos considerar “hipertensión” “depresión” o “hipercolesterolemia”, más cercano a los valores normales, y por curva gaussiana, más gente comparte toda característica fisiológica que tiene rangos basales distribuidos de forma normal. Y por puro Darwinismo, lo normal no puede ser patológico. Y como no es patológico, los fármacos son totalmente ineficaces e inefectivos como muestran los estudios, perjudicando a los pacientes que los toman con toda clase de efectos dañinos. Añádase la medicina del control del riesgo con NNTs que dejan en evidencia el desproporcionado gasto y carga de riesgo a pacientes sanos para prevenir un solo evento. Pero toda esta burbuja de cientificismo permite crear fármacos que suben y bajan marcadores en plasma para entretenimiento de los aficionados a la medicina basada en la evidencia científica. Pero salvar vidas, pocas. Dañar y matar a gente sana, por un tubo.

Los hechos en realidad son muy distintos a lo que nos dicen, especialmente en polimedicación, que es la realidad de los pacientes en la vida (no los ensayos clínicos rosas con pacientes jóvenes con solo una patología y un fármaco). Cuando des-prescribimos fármacos a los ancianos de forma supervisada, resulta que viven más, mejor, con más salud, y se mueren menos (1). Ojo, simplemente hablamos de quitarles de forma pautada la mayoría de esos fármacos, pero no se les da otra terapia. Imaginad si además de quitarles todo ese coctel químico, les diéramos terapias que verdaderamente mejoran la calidad de vida y la salud. Talleres de actividades sociales, terapias al aire libre, talleres de actividad física… el resultado es que vivirían aún más y con mayor calidad de vida que medicalizándoles de forma indecente como hacemos actualmente. Llega a ser cómico (no tiene ninguna gracia en realidad): los ancianos que se saltan los fármacos tienen menos urgencias médicas que las provocadas por efectos secundarios del consumo de medicamentos (2). Un 88% de los pacientes documentan que su salud mejora discontinuando múltiples fármacos (3). Nada de esto es nuevo, aunque seguirán haciéndose oidos sordos por desgracia: muchos estudios han mostrado que la polimedicación es un factor de riesgo importante para la mortalidad, y que distintos tipos de medicación están asociados con un empeoramiento de la salud. La polimedicación sigue no obstante yendo en aumento (4). El 60% de los ancianos recibe además fármacos inapropiados. Pero los efectos secundarios son provocados indistintamente por los apropiados e inapropiados. Los fármacos matan, incluso los bien prescritos en dosis adecuadas (5). El uso de múltiples fármacos está asociado al que probablemente es el mayor problema y el más incapacitante en el anciano: mayor número de fracturas (6).

La OMS define la salud atendiendo a la biología, la psicología y la estructura social. Pero los sistemas de salud (y educativos) están configurados para desviar el conocimiento hacia la biología y suprimir los aspectos psicológicos y sociales, puesto que interfieren con el negocio biomédico. Por ejemplo un factor de riesgo de la hipertensión es la soledad. Habría que actuar en la causa social, no en la consecuencia biológica. Si se actúa en la consecuencia, existen mejores terapias (más baratas, más efectivas y menos tóxicas) que dar sustancias químicas que son de todo menos terapéuticas. El estudio del modelo biopsicosocial está proscrito en la universidad, no vaya a ser que los sanitarios empiecen a pensar y a hacerse preguntas incómodas.

El personal sanitario suele encontrar esto contraintuitivo (porque ha sido “educado” con saña para ello), pero si queremos un país con menos muertes por cardiopatias, cancer, gente más sana, menos dependiente, y más feliz, debemos invertir menos en medicina y más en políticas de salud pública (medio ambiente, políticas socioeconómicas, políticas educativas, talleres de actividades sociales, educación alimentaria en los colegios, subvención de la actividad física, etc). Incentivar esto, en lugar de incentivar una burbuja de procedimientos médicos, salvaría millones de muertes evitables en todo el mundo cada año, que hoy están muriendo porque el Sistema de Salud está haciendo negocio de la enfermedad con la industria biomédica. Supondría ahorrar un gasto de dinero obsceno que va a parar a bolsillos de tiburones financieros que están detrás de la industria biomédica, que venden humo en cápsulas, con la complicidad de políticos que ocultan la realidad a los ciudadanos. La des-prescripción supervisada además de una mejora en la salud, supondría un menor sobreuso de recursos sanitarios y económicos.

La salud no es cuestión de fármacos ni de médicos. Sino principalmente de hábitos de vida y entornos saludables.







(1) The war against polypharmacy: a new cost-effective geriatric-palliative approach for improving drug therapy in disabled elderly people. Garfinkel D1, Zur-Gil S, Ben-Israel J.

(2) Arch Intern Med. 1990 Apr;150(4):841-5. The role of medication noncompliance and adverse drug reactions in hospitalizations of the elderly. Col N1, Fanale JE, Kronholm P. University of Massachusetts Medical School

(3) Feasibility Study of a Systematic Approach for Discontinuation of Multiple Medications in Older AdultsAddressing Polypharmacy. Doron Garfinkel, MD; Derelie Mangin, MBChB. Arch Intern Med. 2010;170(18):1648-1654. doi:10.1001/archinternmed.2010.355

(4) The American Journal of Geriatric Pharmacotherapy. Volume 5, Issue 4, December 2007, Pages 345–351. Polypharmacy in elderly patients. Emily R. Hajjar, PharmD, BCPS, CGP. Angela C. Cafiero, PharmD, CGP. Joseph T. Hanlon, PharmD, MS, BCPS

(5) Br J Clin Pharmacol. 2007 Feb; 63(2): 177–186. doi: 10.1111/j.1365-2125.2006.02831.x Is inappropriate medication use a major cause of adverse drug reactions in the elderly? Marie-Laure Laroche, Jean-Pierre Charmes, Yves Nouaille, Nicolas Picard, and Louis Merle

(6) 2010 Sep;89(5):295-9. doi: 10.1097/MD.0b013e3181f15efc. Polypharmacy correlates with increased risk for hip fracture in the elderly: a population-based study. Lai SW1, Liao KF, Liao CC, Muo CH, Liu CS, Sung FC.


http://beta.dieteticasinpatrocinadores. ... -la-mitad/
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
 
Mensajes: 6151
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18

Volver a Muscleblog

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Fisio y 2 invitados