Biblioteca Muscleblog (revisión de libros)

Foro general ciencia, medicina, nutrición, salud pública, política

Moderador: Fisio

Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6731
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: foromuscleblog@gmail.com

Mar, 26 Feb 2019, 20:40

Friedrich Hayek "La Contrarrevolución de la Ciencia".

Imagen

Una vez Pedro Duque me preguntó que si un cientista es alguien que cuenta cientos. El muy excelentísimo ministro astronauta basado en la evidencia se quedó tan pancho con la analfabetada, jaleado por las usuales turbas analfabetas de ciencias que inundan todo espacio de debate que se reían del término cientista. Nunca lo habían escuchado, comenzando por el Ministro de Universidades y Ciencia. Este es el panorama.

El libro del Premio Nobel Friedrich Hayek es exactamente esto, cientismo (así se llama su primer capítulo) y un análisis del origen e imposición política de la "mentalidad ingenieril" (sic). Hayek deja claro que no critica la ciencia sino el cientismo y a las personas que pretenden aplicar sus hábitos de pensamiento en aquello que ignoran profundamente. No esperaba encontrar una descripción tan perfecta en un libro de Hayek (1952), aunque de la ignorancia del hombre de técnica ya había hablado Ortega y Gasset anteriormente advirtiéndonos de que además de ignorante en lo que respecta a la vida, se comportará con la petulancia que acostumbra en su ámbito. Dice Hayek que el prejuicio cientista amenaza al desarrollo de las ciencias sociales y obstaculiza el progreso en la comprensión de la sociedad. Existe en las ciencias sociales un intento de imitación de la física, sus doctrinas y lenguaje, tratando desesperadamente de llegar a su estado positivo. A nivel social y sanitario es exactamente lo que vivimos, el cientista abandona al ser humano para centrarse en procesos y objetos. Hayek habla de una tiranía de las técnicas de la ciencia en el resto de los asuntos de la sociedad. Nos dice el Premio Nobel "muchos de los logros de la sociedad no son fruto del pensamiento consciente e intencional, todavía menos de una labor coordinada y deliberada". Si reducimos el conocimiento hasta tal punto que no admitimos nada sobre lo cual no tengamos certeza, que es casi nada, el positivismo queda reducido a una tautología. Esto último lo dijo otro Premio Nobel, Heisenberg. La ciencia no ha sido dirigida en su mayor parte, sino personas investigando por su cuenta cualquier cosa que a menudo la casualidad les puso en la pista de cualquier otra.. Este mito de la utopía tecnocientífica posteriormente sería planteado por Thomas Kuhn. Lo mismo la economía o la política, si todos los paises hacen lo mismo bajo una dirección, no se puede esperar otra cosa que un colapso tautológico bajo la ilusión del control positivo de aquello que percibimos por los sentidos.

Hayek nos advierte "del abismo que separa dos tipos de mentalidad, la del hombre cuya suprema ambición consiste en tranformar el mundo circundante en una enorme máquina cuyas partes apretando un botón se muevan conforme a su plan, y los que quieren un desarrollo de la mente humana en todos sus aspectos". El propio Bertrand Russell afirmaba que esta forma de entender el mundo deriva de una especie de "pasión por el poder". Aquí puedo desarrollar yo mismo. A día de hoy, podemos observar que el cientista está tan centrado en objetos y células que ha perdido de vista a la persona y a la sociedad, pese a que lo advirtiera el propio Virchow: la enfermedad comienza en la pobreza y las condiciones de vida, no en la célula. Cuando se cita a Virchow como el padre de la medicina moderna, se omite esta parte. La mente ingenieril como dice Hayek, está tan intoxicada con su propia verborrea porque le hace sentirse especial y superior, formando parte de una aristocracia intelectual, algo que ya nos advirtió Bakunin. El cientista trata de pasear su superioridad intelectual en ámbitos que desconoce completamente, como la sanidad. Nada más peligroso que las bocas con gran ego y sin skin in the game. El reduccionismo de los científicos naturales hace que para ellos la salud de la población sea secundario, y lo importante es mantener la teoría y la utopía tecnocientífica. Como dice magistralmente Hayek en una de las mejores definiciones del pensamiento cientista y de la medicina actual, “para salvar el diagnóstico, dejan morir al paciente”. No pensé que fuera a encontrar en Hayek la mejor definición posible de lo que vivimos hoy con la medicina.

El científico social culpa hoy al neoliberalismo, sin embargo, el inicio del cientismo es el inicio del mismo socialismo en Francia y la École polytechnique. Desde la revolución positivista y el uso politécnico para explotar el colonialismo y el imperialismo, las ciencias sociales fueron relegadas a un segundo plano. En cierta medida era inevitable, porque el orden mundial comenzaba a estar en juego, y ningún país podía permitirse el lujo de quedarse atrás en desarrollo industrial. En este mismo momento comenzó el divorcio entre las ciencias naturales y ciencias sociales, que adquirirían importancia a medida que se sucedían los horrores militares del SXX debidos al creciente uso bélico del progreso técnico. Nos queda preguntarnos cuando comenzó un divorcio entre socialistas y la técnica que tanto admiraban. No es muy difícil intuir que estos mismos hechos en el SXX les hiciera dejar de ver el dominio de la técnica bajo el arcoiris de colores. El propio Stuart Mill, que era admirador de Comte, le acabó llamando "liberticida". Y viene de lejos, ya que Comte acabó viendo en Henri de Saint Simon un fundamentalista religioso. La relación entre socialismo y autoritarismo puede leerse en los sansimonianos en Organisateur “nosotros pedimos ahora libertad de prensa porque esta es la condición indispensable para la sucesiva creación de una dirección legítima del pensamiento”. Lo mismo decían sobre las escuelas, esperando una dirección única de la educación. Erich Fromm podía haber comenzado su obra por aquí. El idealismo, sea cual sea su aspiración, siempre acaba en totalitarismo. El discurso tan frecuentemente encontrado en los libros de sociología, psicología social y salud pública señalando al neoliberalismo es totalmente caduco. El problema es más complejo que "izquierda derecha". Las relaciones entre políticos e industria se han blindado de forma compleja. Las personas de izquierdas dirán que ha sido la influencia corruptora del capitalismo. Los austriacos que es el intervencionismo de los políticos blindando oligopolios industriales y financieros. Esta discusión no conduce a nada. Mientras la sociedad está entretenida con ella, el problema sigue ahí.

Entre los individuos más interesados en los productos, objetos, técnicas, métodos y células que en las personas, suele haber muchas personas de baja empatía y de baja habilidad interpersonal. ¿Los reconocen? Por eso acaban encerrados en un laboratorio sin contacto social y tienen todo el tiempo del mundo para estar en internet. Quieren imponer su utopía industrial a la sociedad, por encima de toda necesidad de salud, socioeconómica, y esa es su ideología, el control autoritario de la sociedad. Les da igual conservador o progresista, mientras se respete el control de la sociedad por medio de la industria. ¿Los reconocen?. A menudo dicen no tener ideología. No se dejen engañar. Sucede algo: la ideología no es la causa próxima (PSOE, PP, etc). La ideología es una causa última, algo más profundo de nuestra personalidad. La ideología de las personas controladoras o con poca tolerancia ante la incertidumbre y necesidad de orden no puede ser otra cosa que el control. Esto puede hacerse bajo diferentes formas políticas en distintas épocas, pero la causa real es que hay personas con necesidad de autoridad, y algo que los psicólogos llaman necesidad de cerrar cognitivamente. Por eso no es fácil que alguien cambie de opinión, porque en muchos casos, necesitaría un cambio si no de personalidad, al menos de estrategias de afrontamiento psicológico para poder "cambiar de opinión". Hay personas controladoras y autoritarias en la izquierda y la derecha. Las causas próximas ciegan las causas últimas, que son las verdaderas "ideologías" de las personas, que solo son sus necesidades. Igualmente, hay personalidades más individualistas y más prosociales, cuya afinidad política será acorde con su elección política cultural. Las ideologías no van de ideas, sino de estilos de afrontamiento, y estos de supervivencia. Al socialista le seduce la planificación de la sociedad, pero hay una ideología mucho más obscena que se disfraza de progre: personas que quieren financiar los propósitos industriales cuyo beneficio es privado, con dinero público. Muchos cientistas, al más puro estilo de la ilustración Bonapartina de la escuela politécnica francesa, apoyan el modelo progre porque permite financiar la industria privada saqueando el dinero público. Pinker mismo disfraza la utopía tecnocientífica de socialdemocracia. Esto es el paradigma de nuestra sanidad pública, la perpetuación de este monstruo público-privado en el que los beneficios de las grandes industrias y sociedades médicas son protegidos por los políticos. Tenemos lo peor de lo privado (beneficio privatizado) y de lo público (socializacion de costes y protección política). Esto no es neoliberalismo, es la imposición industrial sobre la necesidad social, protegida por la propia sociedad que vive engañada. Gastar miles de millones en chequeos de colesterol y vacunas de la gripe mientras 3 millones de personas viven con menos de 350 euros en España beneficia la salud de la industria, y de quienes viven de ella, no de estas personas que tienen necesidades mucho más básicas. Los sanitarios comprenden que el ambiente influye a nivel léxico, pero no entienden realmente lo que supone y la gravedad de lo que sucede.

Un sistema de salud debe orientarse a los tres planos: social, personal y celular. Ahora mismo todo se pasa por el foco de la célula. Una persona pobre enferma porque se alimenta mal, vive con estrés crónico, esto le hace automedicarse con tabaco, y no tiene para pagarse la calefacción lo cual sube su tensión arterial. El resultado es una enfermedad cardiopulmonar. El cientista dice que es un problema de células. No ve más allá de lo obvio, la causa próxima. Defendiendo este engendro cientista hay personas conservadoras, liberales, progresistas y de izquierdas. Unos porque viven de ello (ingenieros, médicos), otros porque creen que la industria es progreso irreflexivamente, otros porque les gusta la idea de planificación social de nuevo creyendo en que significa progreso irreflexivamente. Otros por amor a la industria privada con cierta creencia en la solidaridad pública (socialdemócratas). Otros por afinidad a la autoridad. Otros por costumbrismo, gregarismo y simple ignorancia. El engendro y el producto final es el mismo se llegue desde la creencia que se llegue: anteponer la técnica a las necesidades de salud pública y el bienestar social. Progreso a ninguna parte. Consumismo y materialismo de falsos avances. Falsa solidaridad que enmascara un negocio de dinero público que va a bolsillos privados. Los metaanálisis muestran que la inmensa mayoría de nuevos descubrimientos farmacologicos no supera a fármacos de hace 50 años. Lo disfrazan con humo, con retórica para despistar al vulgo a quien engañan con lenguaje incomprensible y lógica subrrogada. Ya lo dijo Bakunin, los tecnócratas generarán una aristocracia que hace incomprensible su plan al resto de la sociedad. El cientismo no es una ideología neoliberal, es una ideología autoritaria de control técnico-político de la población. Su filia es la obediencia, y por eso odian a quienes somos desobedientes, especialmente a quienes exponemos verdades que les dejan con el culo al aire.

El libro de Hayek tiene una primera parte un poco densa, y una segunda parte magnífica hablando del inicio politécnico del cientismo, de las escuelas técnicas militares, y de la ideología socialista, que tiene una cara muy peligrosa, que es el totalitarismo. Es razonable que el socialismo surgiera, no solo por el fin del feudalismo, sino por la relación con el progreso técnico, relacionado sobre todo con la obra pública, transportes (ferrocarril), necesidades urbanísticas y militares. Con este clima sociocultural, es natural que surgiera la idea de la planificación centralizada. Sin embargo, no es menos cierto que los socialistas dejaban escritos muy turbios sobre el odio a la libertad y el deseo de adoctrinamiento. Desde Saint Simon a Comte. Las guerras mundiales, Stalin y el colonialismo divorciaron el socialismo de alguna manera de la filia por la industrialización y la técnica con la que nació. Por tanto el libro de Hayek nos ofrece un viaje por los orígenes del socialismo y el cientismo. Complejo si no estás acostumbrado a lecturas densas de filosofía, pero interesante para filósofos de la ciencia que quieran mirar en el origen por el lado del socialismo científico.

8/10
ZeRaTuL
Mensajes: 2436
Registrado: Mar, 11 Feb 2014, 00:42

Mié, 27 Feb 2019, 10:20

Si te interesa Fisio, de Hayek su discurso del Nobel es excelentísimo (bajo mi opinión).

El "colapso tautológico" me lo apunto también como concepto. Gracias.
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6731
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: foromuscleblog@gmail.com

Mié, 27 Feb 2019, 15:42

ZeRaTuL escribió:
Mié, 27 Feb 2019, 10:20
Si te interesa Fisio, de Hayek su discurso del Nobel es excelentísimo (bajo mi opinión).

El "colapso tautológico" me lo apunto también como concepto. Gracias.
Esta frase es de nuevo una resonancia magnética de lo que sucede, aún más con las redes sociales donde no hay más que modas y vanidosos que las explotan para recibir atención.
"Students of social science, must fear popular approval: Evil is with them when all men speak well of them".
Es triste ver los pocos que hablamos en realidad de salud pública manteniendo el discurso fuera de modas.
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6731
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: foromuscleblog@gmail.com

Jue, 28 Feb 2019, 02:10

Imagen

Nunca había leido a Mario Bunge. Hace poco leí algo suyo criticando a los borricos del escepticismo, y pensé que era una buna ocasión para conocer algo de su obra. El libro es un breve repaso a la filosofía de la ciencia, en particular lo que el denomina nueva sociología de la ciencia. Comienza con Marx, diferenciando externalistas e internalistas, hasta irse al constructivismo. Una de las cosas que no me ha gustado es que dedica demasiado tiempo a Latour. Hay demasiadas ideas que discutir en tan poco espacio como para centrarse en tantas frases de Latour. Dice Bunge "tecnociencia, como la llaman quienes ignoran la diferencia entre la búsqueda de la verdad y la búsqueda de utilidad". YA mi me gusta la palabra tecnociencia, y no ignoro la diferencia entre la búsqueda de la verdad, y la búsqueda de utilidad para los que consideran la ciencia o la medicina una mercancia con la que lucrarse. Y a día de hoy, hay más tecnociencia dirigida hacia los intereses políticos e industriales, que esa visión romántica de ciencia desinteresada. Es divertido, porque al final los más románticos, utópicos e idealistas son los positivistas. A Bunge le gusta la lógica filosófica tanto, que olvida que la respuesta está en la abundante evidencia sobre manipulación de estudios (sesgo de publicación de resultados, P hacking, etc). Esto es una prueba empírica que muestra que la ciencia se ha convertido en un producto, por lo que filosofear es secundario aquí. Es una realidad visible en cualquier red social: hay más prejuicios entre los supuesto amantes de la ciencia, y más vendemotos entre los científicos, que personas que discutan sin prejuicios sobre ciencia. Estas son muy pocas.

Lo más divertido de todo: el libro es página tras página una crítica al postmodernismo, construccionismo, desde Marx, pasando por Foucault y por supuesto Kuhn, Feyerabend, Latour, etc. ¿Y quien es el culpable? Adivinen. "El movimiento neoliberal" (P 134). Parece que a uno y otro lado del positivismo, encuentran en el neoliberalismo el culpable de una cosa y la contraria. Para los sociólogos, el neoliberalismo es el culpable de que la ciencia se use para beneficio de la industria privada. Para Bunge, el neoliberalismo es culpable de dar alas a los sociólogos. No veo yo al típico sociólogo inspirándose en Hayek precisamente. Ningún neoliberal, refiriéndonos a libertarios y anarcocapitalistas está a favor de los oligopolios actuales promovidos por los gobiernos. El único candidato a la Casa Blanca en mi conocimiento que ha criticado públicamente a las agencias de medicamentos por "estar en la cama con las farmacéuticas" fue el candidato republicano Ron Paul. Se sobresimplifican las críticas al "neoliberalismo", aunque la palabra abarca cosas distintas en la cabeza de la gente. Me recuerda un poco cuando se culpaba a los judíos de estar detrás del comunismo y del capitalismo a la vez.

Algún patinazo tocho: llamar al conductismo "doctrina obsoleta". Lo mismo con Freud. El conductismo será una doctrina obsoleta, pero la aportación de la terapia basada en el modelo conductual "obsoleto" de exposición sigue siendo referencia a día de hoy en distintos trastornos. A veces confundimos retórica y realidad. Y aunque la psicología ha avanzado en modelos, la realidad clínica no. A Bunge le falta skin in the game para soltar esas perlas. En cuanto a Freud, está de moda aporrearle, especialmente entre quienes no entienden nada de lo que dice. No se puede entender a Freud sin saber psicología previamente, es así de sencillo. Y no es la hermenéutica, sino que a veces pone nombres raros a cosas evidentes que son esencialmente correctas, y aunque sean difíciles de falsar, no por ello son observaciones erróneas. Por supuesto, hay cosas erróneas en la obra de Freud. Pero el cartel a priori que se le pone a toda su obra retrata más la ignorancia de quienes critican a Freud. Que curioso que neurocientíficos como Antonio Damasio no hable así de Freud.

No obstante, en general me parece razonable la crítica de Bunge en este libro, dado que no niega la importancia de la sociología de la ciencia, sino el extremo de convertirlo todo en un discurso construccionista. La filosofía de género es criticada de pasada, como parte de las distintas ramificaciones de la nueva sociología. Echo de menos que hubiera dedicado unas páginas al extremo contrario del postmodernismo, que es el cientismo, dado que ambos son reaccionarios retroalimentándose de alguna manera. El libro va de más a menos, y empieza mejor que acaba. Se va haciendo reiterativo a medida que pasan las páginas. Con un problema: para el que sabe de que va, el libro no es gran cosa. Para el que no sabe de que va todo esto, aunque es un libro sencillo, no es un libro introductorio sin una familiarización mínima con los conceptos que expone.

6.5/10
ZeRaTuL
Mensajes: 2436
Registrado: Mar, 11 Feb 2014, 00:42

Jue, 28 Feb 2019, 10:53

Lee cualquier entrevista a Mario Bunge: es un positivista amante de la ciencia y muy "oficial" en pensamiento científico. Le ha pasado como a Chomsky => la reflexión de la filosofía de la ciencia ha ido muy rápida para ellos y se han quedado en el mensaje publicista de las "fake news" y creen que cualquier crítica a la metodología científica de laboratorio es un derivado menos estético que el experimento Sokal:
https://en.wikipedia.org/wiki/Sokal_affair

Y claro asocian medicina a física newtoniana y empieza la fiesta epistémica xD. Son campos absolutamente diferentes y lo que es salud o enfermedad no lo va a decir algún paper del JAMA. Necesita comprensión cualitativa (¡y cuanti!). Son críticos de la función de las personas expertas pero solo porque la psicología les parece new-age, la nutrición les parece un pollo sin cabeza (y con razón)... pero con muchas cosas de la salud confían ciegamente en la OMS y cosas así. Para mí es una pena porque me gustaría añadir su cognición a la mía pero si no pillan lo básico no quiero sus peculiaridades reflexivas con esa mala base. En mi opinión este perfil de twitter:
https://twitter.com/IntraMednet

Me parece mejor que Bunge (irónicamente creo que sus bases son de Mario Bunge xD). No absolutamente mejor (tiene cosas que cojean bastante. Muy poco crítico con la psiquiatría bio-evolutiva seguramente por ser fan de Pablo Malo) pero sí mejor que Bunge. Creo que es porque Esteban y la persona que maneja el perfil de twitter son de Argentina y la sangre tira.
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6731
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: foromuscleblog@gmail.com

Jue, 28 Feb 2019, 16:37

ZeRaTuL escribió:
Jue, 28 Feb 2019, 10:53
Lee cualquier entrevista a Mario Bunge: es un positivista amante de la ciencia y muy "oficial" en pensamiento científico. Le ha pasado como a Chomsky => la reflexión de la filosofía de la ciencia ha ido muy rápida para ellos y se han quedado en el mensaje publicista de las "fake news" y creen que cualquier crítica a la metodología científica de laboratorio es un derivado menos estético que el experimento Sokal:
https://en.wikipedia.org/wiki/Sokal_affair

Y claro asocian medicina a física newtoniana y empieza la fiesta epistémica xD. Son campos absolutamente diferentes y lo que es salud o enfermedad no lo va a decir algún paper del JAMA. Necesita comprensión cualitativa (¡y cuanti!). Son críticos de la función de las personas expertas pero solo porque la psicología les parece new-age, la nutrición les parece un pollo sin cabeza (y con razón)... pero con muchas cosas de la salud confían ciegamente en la OMS y cosas así. Para mí es una pena porque me gustaría añadir su cognición a la mía pero si no pillan lo básico no quiero sus peculiaridades reflexivas con esa mala base. En mi opinión este perfil de twitter:
https://twitter.com/IntraMednet

Me parece mejor que Bunge (irónicamente creo que sus bases son de Mario Bunge xD). No absolutamente mejor (tiene cosas que cojean bastante. Muy poco crítico con la psiquiatría bio-evolutiva seguramente por ser fan de Pablo Malo) pero sí mejor que Bunge. Creo que es porque Esteban y la persona que maneja el perfil de twitter son de Argentina y la sangre tira.
Yo entiendo que Bunge ha vivido justo las décadas de explosión new age, en la que se ha sucedido majadería tras majadería. Aún más, tras todo ese buen rollito, era evidente el afán de fama y vender libros. Las pseudoterapias merecían una crítica. Otra cosa es que en lugar de discutir los límites de estas terapias y la libertad de los pacientes y clínicos razonadamente, una pandilla de Enjutos Mojamutos pretendan imponer su delirio tecnoquímico autoritario. No han visto un paciente con fibromialgia o depresión, que les de una hostia de realidad. No han visto a personas envenenadas con fármacos, a quien les vuelve el color de la cara quitándole fármacos. Aqui un beneficio de simples placebos, sean acupuntura, sean otra cosa: disminuir la yatrogenia. Ni se les pasa por la cabeza. Viven de pasarse el día en el cuarto con el ordenador fantaseando con esa utopía que solo existe en su cabeza. Es irónico escuchar a idealistas utópicos sin skin in the game dando por sentado que hablan de realidades físicas. La lógica de la que presumen, regular.
Avatar de Usuario
Fisio
Administrador del Sitio
Mensajes: 6731
Registrado: Dom, 01 Sep 2013, 14:18
Ubicación: foromuscleblog@gmail.com

Dom, 03 Mar 2019, 07:29

Imagen

Aburre a las cabras. Un libro seco, que se dedica a enumerar y definir los distintos aspectos del método científico, relacionándolos mediante una enunciación descriptiva de sus características de la forma más desapasionada, seca, gris y plana posible. Lo más parecido a leerse una guía telefónica o un diccionario. La ciencia es comunicable (cursiva). Descripción. La ciencia es verificable (cursiva). Descripción. La ciencia es metódica (cursiva). Descripción.

No comentaré mucho más, salvo que Bunge prefiere definir el método de la ciencia en abstracto. Como si no existiera contexto ni hechos documentados a discutir que permitan ver el salto de fe entre narrativa y realidad. Lo que queda es una filosofía romántica de la ciencia y la búsqueda de la verdad disociada de los hechos materiales. Cuando hablamos de la existencia de entidades, relaciones, propiedades, características sin hablar de realidades, entonces comienza a parecerse mucho a la metafísica. El 90% de los ensayos clínicos los producen farmacéuticas, pero esto no existe. Y entonces el "método" no es mucho más que la "intención", o una simple descripción de un discurso que no se corresponde con hechos materiales, por no decir un ideal romántico. Cuando hablamos de ciencia, hablamos de un método que tiene como principal característica permitir reproducir y replicar. El método científico nos ha aportado comprensión de fenómenos y tecnología de valor. Pero está lejos de ese ideal romántico del científico desinteresado que Bunge nos describe. Nos cuenta el autor que el científico es alguien motivado por su propio impulso de conocimiento, y no por la obediencia a quien sirve. Eso en el mundo feliz de la narrativa. En el de verdad, hay estudios que muestran que los científicos no tienen precisamente esa imagen de sus compañeros. El resto es un discurso desprovisto de realidad. Claro que si dices esas cosas, la defensa es que confundes la mala aplicación de la ciencia con el método científico. Tienen un puntito idealista romanticón constructivista que no pueden con él. Pese a que mi interés en la filosofía de la ciencia es alto, no creo que repita con este autor.

5/10
ZeRaTuL
Mensajes: 2436
Registrado: Mar, 11 Feb 2014, 00:42

Lun, 04 Mar 2019, 11:40

Jajajá pobre Fisio. Ha topado con una roca inamovible. Bunge es simpático para tomarse unas copas supongo pero no recomendaría sus libros a nadie. Curiosamente yo también paré de leerle después de 2 libros suyos (no fueron los que has leído por eso).

Comunidad - Zygmunt Bauman => es una de mis lecturas para intentar hacer (junto con Álex) un tipo de comprensión hermenéutica de lo que se llama la "condición vulnerable" (Joan-Carles Melich) en la que está el ser humano (La resistencia íntima + La penúltima bondad de Josep Mª Esquirol).
Libertad y seguridad parecen dos características contrapuestas que hay que balancear, hacer un trade-off etc... menos libertad individual (estar <sacrificándote> en un grupo sin poder hacer cosas que te gustan y estar haciendo cosas que quizás no harías para el bien grupal) da más seguridad (no estás solo en la intemperie). Seguridad individual (máxima libertad) suena mal porque se basa en delegarlo casi todo: alarmas, gobiernos intervencionistas, amurallar tu casa, cámaras de vigilancia, personal de seguridad, guardaespaldas 24/7...
0 libertad (nula) tampoco es bien: muro de Berlín, lo_que_diga_el_estado, socialismo racionalizador de bienes para el vulgo pero maximizador de éstos para la gente que manda autoerigida como deidades casi... nunca ha durado ni una década algo así y cuando ha pasado ha sido a la fuerza y por condiciones concretas que hicieron las distintas revueltas (o "intentos de") imposibles (dictadura en España).
¿Qué sucede cuando estás en comunidad pero <solo en ella>? Se forma algo muy peligroso: un guetto. ¿Por qué es peligroso? Porque se pide el carné para entrar y para salir. Hay un grupo interpretativo en Cataluña que hacía sketches en su día llamado "Dinamita":
https://www.youtube.com/watch?v=K0YmNOeIjxQ
Y (no he encontrado el trozo lo siento) hay una (de tantas que tiene) que el segurata de la entrada de una discoteca les dice a una gente que quiere salir del sitio bastante tajas todos / as y con la corbata en la cabeza y la camisa por fuera y desabrochada "Perdonen pero por favor pónganse bien la ropa, la camisa bien puesta, la corbata en su sitio...". La gente se queja pero obedece y al final consiguen salir de la discoteca "con código de vestimenta de salida" (allí estaba la gracia). Los guettos para Bauman serían eso (más elaborado). Preguntan por qué te sales de su zona. Tú les dices que qué les jodan y según cómo les de te marcarán con "el estigma del condenado" (analogía mía de Berserk):
https://berserk.fandom.com/es/wiki/Estigma_del_Maldito

Imagen

Según dónde vayas y / o por qué te marchas puede que no te dejen volver. El guetto es una autoexclusión del sistema el cual siempre acabará en las mismas características: viciado, autoreferencial y tanatogénico (generador de muerte en un sentido poético). Si decantamos la libertad (de tener micro-comunidades fractales y estocásticas con ocasionales mezclas y con buenas delimitaciones tanto arquitectónicas [vallas. Propiedad privada] como tácitas del rollo "no toques el culo a mi mujer") por seguridad (nadie ajeno a nuestro guetto puede entrar pero NADIE puede salir sin una justificación que <nos guste>) siempre nos irá mal. Aunque como dijo una persona anarquista es muy difícil encontrar el punto óptimo entre el caos y el exceso de orden (es más, es una pregunta sin respuesta. O una respuesta diferente a cada época que es lo mismo).
Para quien le guste este tema (se puede enlazar con Marc Augé y sus "Los no-lugares" y también con Ulrick Beck - La sociedad del riesgo trabajo el cual cita más de un par de veces) y reflexionar sobre este campo es una lectura corta, fácil (que no simple) y las soluciones a las cuales Bauman cree que nos tendríamos que dirigir las da en el epílogo. Nada le sobra (para mí) y nada le falta. Tiene en todo el libro lo justo para darte un trampolín y para que saltes tú a pensar solo (la analogía a una madre-pájaro que deja a los polluelos volar solos). Sin tanto relleno ni tanta basura abstracta como el Byong ese perry.


Hans-Georg Gadamer - El estado oculto de la salud => seguramente el mejor libro que haya leído en mi corta vida respecto a temas de_la_salud. Es muy raro que me guste tanto un platónico declarado (pero casi siempre tira de anécdotas o cosas muy precisas para enlazar sus narraciones). Había momentos que empezaba a leerlo, llevaba 4 páginas y soltaba una frase que me cargaba, colapsaba, llenaba... tanto cognitivamente que simplemente cerraba el libro, soltaba un soplido y lo dejaba para mañana (o el día que pudiese re-engancharme a su lectura) para fermentar sus reflexiones en mi pensamiento de forma inconsciente. Soy muy bueno (a nivel de gusto personal) creo detectando lo que me aburre y lo que me sobrepasa. De pequeño ya me pasaba leyendo mangas como Gunnm (ahora ha salido al cine su adaptación con el nombre de Alita: Ángel de combate). Me quedaba tan lejos esa reflexión sci-fi cyberpunk que dejé el manga pendiente para una segunda (y tercera, y cuarta...) re-lectura pero nunca me atrevía a ello. Habiendo visto la película y cumplido uno de mis pocos sueños no-alcanzables para mí (ver el manga en la gran pantalla fuera del OVA que se hizo algo cutrecillo) supongo que volveré a él con mis capacidades intelectuales "algo" más avanzadas (no mucho más que cuando era un crío).
Me he ido un poco. Volvamos al libro. El título que tiene hace referencia a un capítulo bastante denso y afilado donde trata el estado oculto de la salud. Él prefiere su re-aparición (o desaparición como comenta) con la analogía del equilibrio: la salud no se sabía que se tenía porque para él es la nula auto-percepción del cuerpo o de los pulmones o de un músculo concreto o hueso que te duele. Es cuando sucede que te das cuenta que no estás sano pero no sabías <antes> que lo estabas. Como buen filósofo apoyado en pensadores clásicos pone límites al uso de la "phronesis" (término aristotélico) de la persona médica => cuando alguien se "cura" (vuelve a su ocultamiento de la salud) hay que dar más las gracias a la naturaleza que al acto médico porque la salud se oculta en los ires y venires de algo cíclico (a veces estás mejor, otras peor... pero dentro de tu periodicidad la cual si se desvía mucho de lo que para ti es normal la persona médica mediante la mayéutica / discurso socrático tiene que distraer a la persona de sus daños y sensaciones negativas hasta que <la naturaleza haga su trabajo>). La persona médica es taxonómicamente rara: no es científica porque lo que mide (triglicéridos, tensión...) no dice que alguien está bien (puedes estar "mal" y tenerlo todo perfecto en su rango) no es más importante que la medida interna de cada persona (dice que cuando preguntaba a gente médica cuando estaban "mal" según ellos / as si se medían la temperatura con un termómetro decían que no. Que ninguna lo hacía. Según una distinción griega que usaba Platón dice que una cosa es la medición de lo externo con los utensilios dados para ello con su margen de error, intervalo de confianza etc... y otra la medida interna que ejempliza con que la persona médica cuando está "mal" lo sabe y no necesita ningún tipo de test [es más, no le van a servir de nada]. Tira un poco de la línea de Illich sin saberlo me parece porque deja tintes del problema futuro que será la expropiación de la salud y la pérdida de este "medidor interno") y tampoco es artesana => no va enseñando sus "obras" a nadie porque no <están> (cuando alguien vuelve a estar sano [no-sintiente de su organismo] se olvida de todo lo relacionado con lo médico y espera y desea no volver mucho por allí. La persona médica no tiene un objeto para mostrar a la gente. Su trabajo ha sido que esa persona volviese a ser su ella-de-antes con la mínima intervención y la máxima aplicación de cosas "placebosas" [aunque en todo el texto no usa esa palabra y es de agradecer. El libro gana mucho por no estar intoxicada por la terminología 100tífka moderna] como la relación terapéutica bañada en la longitudinalidad para amplificar su efecto). Como mucho puede mencionar algo del pasado ("tenía mucho dolor en el hombre y ahora ya no") pero no es tangible. POR SUERTE no lo es (porque cuando lo es pasa al revés: la gente sanitaria esconde sus fallos. Nadie enseña a su paciente con fibromialgia o migrana crónica o con afectación de la neuralgia del trigémino). La mejor persona médica es la que, irónicamente, no tiene "objetos" (por eso no es artesana) a mostrar. Sí tiene muchas historias, anécdotas, puede tener también gente que la llevó de la cuna a la cama y ahora ya no está (gente muerte de causa natural la cual está al cementerio o donde hayan dejado su cuerpo si es que lo dejaron en algún sitio para poder visitarlo). Pero no es científica (aunque usa mediciones y comparaciones estadísticas) ni artesana (no crea nada. Es más, des-crea estados no-deseables por la persona que va a su consulta fruto de que su medidor interno le ha dicho que se encuentra no-bien). Tampoco dice en el libro qué es. Yo hice en su día una descripción de lo que hace la persona médica (pero tampoco sé lo que es) => realiza actos detectivescos (las referencias son demasiado múltiples entre la medicina y Sherlock Holmes) y escuchatorios (lo que debería hacer es escuchar más que hablar. Pero esto se ha perdido bastante). Podríamos filosofar sobre si simplemente la persona médica es una "re-encajadora de narrativas" pero nos puede venir muy grande la tarea.

Digo lo de "El estado oculto de la salud" (el título) porque es un capítulo el cual puede ser que lo quieran centrar en la temática del libro pero me gusta más su penúltimo capítulo => La angustia y los miedos. Nunca he leído nada igual. Me pareció muy poético y me dieron ganas de algo que aún no sé identificar. No fueron ganas de llorar. Fue un tipo de admiración que trascendía mi ser, las capacidades / habilidades ¿sensitivas? de mi organismo.


Todas mis revisiones posteriores de libros seguramente sean peores que esta recomendación que os daré: leed a Hans-Georg Gadamer. Si os tengo que pedir algún favor, que sea este.


Saludos.
ZeRaTuL
Mensajes: 2436
Registrado: Mar, 11 Feb 2014, 00:42

Mar, 05 Mar 2019, 20:15

Death of a whistleblower and Cochrane’s moral collapse - Peter C. Gøtzsche: la gente que pagó para asistir a su congreso en Dinamarca nos adjuntó en el email de contestación (confirmando nuestra asistencia) su libro en versión ebook ya que el congreso no "iba a ser de su libro" (a quien le interesase ahí lo tenía para leérselo).
El libro es una recopilación narrada de lo que hemos hecho aquí en el foro recopilando el material relacionado con el 'caso Peter' sumado a su experiencia vital durante todo el proceso y su estilo ácido al contarlo. Es muy cansino a veces para quien sepa del tema dado que simplemente es su palabra contra la de Mark Wilson (C.E.O. de la Cochrane que empezó todo el embrollo supuestamente). Sobre-cita "Rebelión en la granja" y "El arte de tener siempre la razón" y su pensamiento naïve ultrapositivista empírico cegado cree que por testear empíricamente si se entiende o no las reglas internas de la Cochrane (se le acusa múltiples veces de hablar en nombre de la Cochrane cuando lo tenía que haber hecho a título personal lo cual casi en la totalidad de las quejas no tiene sentido eso) ya va a estar salvado. En vez de atacar de forma agresiva e intentar dañar de forma irreversible a Wilson de alguna forma se cree que llevando como armadura y a la vez como arma "la 100cia" la gente le apoyará y nada malo le sucederá. Se respira eso en todos sus escritos aunque la situación se explica retrospectivamente. El aspecto "religioso" que se le atribuye a la ciencia siempre es cuando su lema es el único no-demostrado y encima ultrarefutado a lo largo de toda la historia de la humanidad => que la ciencia se auto-corrige. Hasta Ioannidis ha publicado sobre los antidepresivos y su intento de salvarlos de la quema en público. Nunca se va a publicar lo que hay ni en las estatinas ni nunca se va a contar el delay de 5 años de la Cochrane sobre la publicación de los benefits and harms suyos y cómo tuvo que hacerse de forma sufterfúgica en el Lancet con un máximo de 8 páginas si no recuerdo mal de extensión cuando todo el asunto merecía más de 200 páginas.

El libro solo marca una pendiente resbaladiza inevitable que Peter quería evitar con pureza metodológica. Creía que recopilando las intervenciones en las reuniones de la Cochrane y teniéndolo todo apuntado no podrían hacerle nada letal a nivel laboral, personal... aunque existieran asimetrías brutales. Que podía contratacarlo todo. Desde su tesis que pasa mucho más tiempo contestando interpretaciones sesgadas de su trabajo que trabajando en investigación sobre su campo. Y solo le han podido hacer ad hominems o decirle que por qué habla de psiquiatría si no es psiquiatra etc... y pensaba que saldría "con vida" de un comando de organización vertical y ultrajerárquico donde se mantenían los conflictos de interés en las personas autoras (tenían que ser menos de la mitad o sea que si publicaban algo 3 personas autoras una podía estar petada de intereses y sin problemo). Eso era una pura declaración. Pero creyó que luchando con ética y coraje se cambiaría algo. Siempre va bien tener a gente risk-seeking pero cuando la pared es de hormigón en algún momento tienes que dejar de darle cabezazos porque no caerá. Supongo que ponderó y quiso dar una oportunidad a la historia a que retratase este suceso de alguna forma en contra de su salud. Pero nada va a cambiar. Dudo que cambiara la situación aunque hubiera 100, 1000... Peters. Estructuralmente todo está podrido y por eso nadie lee (o lee con nihilismo) nuevos estudios. Es perder el tiempo e infotoxicarte.

A fin de cuentas todo el asunto es un <gran> case-report para la gente Enjuta Mojamuta que dice FIsio (como Bunge) que dice que la ciencia hace tal o cual cosa. ¿A sí? Mirad qué sucede en el sótano de vuestro abstractismo platónico. Aunque siempre te dirán que son excepciones. Casos aislados. Como la política. Por eso la ciencia nunca fue de episteme. Fue diseñada como una industria al igual que el sistema educativo (que se dan la mano a partir del dictorado donde tienen esclavos gratis). A nadie le cuentan todos estos asuntos más que turbios a no ser que lo mire por su cuenta y lo pregunte (y depende de a quién pregunte le dirán que ignoran todo ello hasta que "deje de hacer esas preguntas" o alguna indirecta eufemística parecida. Que lo que pasa revisión por pares es sagrado).


No recomiendo su lectura si ya sabes de qué va el tema y si no estás obnubolado por la semántica cientificista verborreica semiótica reductora de incertidumbre. Si no sabes de qué va el tema simplemente te crees lo que dice Peter y au y es un poco lo que se queja durante todo el libro de appeal to authority. Claro que tiene todo el material subido a su web pero solo para indexarlo en orden y empanarte de todo tardarás más que leer el libro así que dudo de su recomendación en este tipo de personas. Si sabes de qué va la ciencia oficial y no te has enterado del tinglado seguramente te sirva como colleja bastante potente pero solo si tienes la mente abierta y estás dispuesto a buscar más material y a darte cuenta de cómo va el mundo (la mafia no murió en Sicilia). Queda muy poca gente más a la que podría ir dirigido el libro. Y el caso no ha interesado ni a médicos de España que seguirán mirando el UpToDate de forma acrítica y sin revisar la bibliografía emprada. Quien dirá que las estatinas en prevención primaria a personas mayores de 75 años a todo tren porque el CTT lo "demostró" en una revisión suya con acceso a los datos crudos (pero que lleva décadas sin compartir por una cláusula de privacidad). Repito => necesitamos guerreros no whistleblowers. Ya sabemos lo que hay detrás de la cortina. Necesitamos quemar el teatro. Ese sería mi resumen del sacrificio sin utilidad pragmática de Peter. Lo admiro pero a nivel de uso de su caso es casi casi casi irrelevante por mucho que me interese y por mucho que me importe todo.
Responder